¿Quién soy?

Mi nombre es Miguel Rubio y soy cachanilla de nacimiento, aunque he vivido más de la mitad de mi existencia en Guadalajara, Jalisco, México. Por lo tanto soy tapatío por adopción (o por decisión de mis padres).

Estudié Ingeniería en Computación entre otras cosas porque desde niño recuerdo que siempre dije que quería ser Ingeniero.

Por otro lado, cuando estaba en la preparatoria comenzaba el auge (si se le pudiera llamar así) de las computadoras personales, así que me inscribí a un instituto de computación. Fue mi primer acercamiento y, por qué no decirlo, mi enamoramiento de las computadoras.

Conocerlas y decidir de inmediato que quería ser Ingeniero en Computación fue instantáneo.

Leo mucho, leo en todas partes. Leo cuando viajo, leo cuando como (aunque para muchos sea un pésimo hábito), leo hasta cuando estoy en el baño. Tengo dos libreros llenos de libros de todo tipo. Sobre todo novelas no clásicas, aunque tampoco me dan roña si las leo.

Leo desde que tenía 6 años. Me encanta leer. Recuerdo que mi primer acercamiento con las novelas “clásicas” fue a través de unas revistas (libritos les llamábamos en el norte) llamadas “Novelas Inmortales”, de la desaparecida (creo) Editorial Novedades.

Entre dibujos y letras se fomentó mi hábito de leer. Ahí leí novelas (resumidas) de Julio Verne, de Emilio Salgari, de Charles Dickens, de Honorato de Balzac y muchos otros autores más.

Desde la primaria (no fui a preescolar) mi momento más esperado del día era el “dictado”. Ahí teníamos que anotar en nuestro cuaderno las 10 palabras que el profesor nos decía y al final se hacía una revisión de las mismas.

En la preparatoria y la facultad recuerdo que la materia de “Lectura y redacción” era pan comido para mí. Como decía una maestra que tuve en la facultad (Ruth Levy): “Cuando ya dominas las reglas ortográficas, puedes darte ciertas concesiones”.

En mi caso, la concesión es que cuando chateo (cada vez menos) JAMÁS acentúo las palabras, pero no por ello olvido cómo deben escribirse.

Todo este rollo es para señalar que soy MUY OBSERVADOR cuando leo. En ocasiones encuentro errores incluso en libros publicados con grandes tirajes.

Frecuentemente los encuentro en los diarios y desde hace pocos días me propuse exponer aquí los errores que encuentro en algunos de los principales diarios que leo.

Es por esta razón que existe este sitio.

¡Bienvenidos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>